Contenidos de NO VAMOS A TRAGAR

HAMBREFrente a la especulación, el acaparamiento, las multinacionales y la crisis, la construcción de la Soberanía Alimentaria.

Un libro que recoge y ordena los últimos artículos de Gustavo Duch junto con relatos sobre las materias tratadas.

¿POR QUÉ «no vamos a tragar»?

Cuando se publicó Lo que hay que tragar recién nos orillábamos a la crisis en la que hoy estamos anclados. Muchos de los artículos recogidos en ese libro respondían a las causas «históricas» del hambre en un planeta globalizado: es decir, políticas neoliberales al servicio de multinacionales de brazos largos para la expoliación de recursos ajenos. Los ejemplos utilizados nos sorprendieron: alimentos producidos de forma industrial que como trotamundos viajaban desde países hambreados a países con (entonces) poder adquisitivo o, más indignante si cabe, la dedicación de tierras a cosechar combustibles para los coches.

Entre esos escritos asomaban también algunos temas que, como hemos visto en los últimos tres años, son claves para analizar de nuevo el sistema agroalimentario mundial. Entre ellos destacan dos: el acaparamiento de tierras y la especulación con la comida, las verdaderas causas de la crisis alimentaria del siglo xxi. En realidad, las mismas que patronean la crisis global de nuestra civilización: la codicia desbocada de los poderes financieros y transnacionales trotando con el incomprensible y criminal apoyo de muchos gobiernos ultraliberales.

Pero también en estos años la alternativa a la dañina e intratable agricultura capitalista, la soberanía alimentaria, ha ampliado su propuesta. Lo que era un concepto en boca de pocas personas, mayoritariamente gentes del campo, hoy es canto y clamor de la ciudadanía. La bandera de la soberanía, entendida como derecho a decidir, preside las manifestaciones que cuestionan la crisis de esta sociedad construida sobre cimientos capitalistas. La soberanía alimentaria, junto con propuestas como el buen vivir, la economía solidaria o el decrecimiento son orientaciones para hacer de esta época de cambios un cambio de época.

Y sobre estas premisas se recopilan en la primera parte, «Los derroteros de la agricultura industria», los escritos que en tres años han ido surgiendo de mirar un mundo gris y tan capitalista que con esa agricultura llena las mesas de hambre, destrucción y pobreza. Informaciones e historias que deberían estar en manos de un juez, si la justicia no estuviera, también, enferma de ganancias.

En la segunda parte, «La ruta de la soberanía alimentaria», apiña los escritos nacidos en un paisaje abierto, sobre una pequeña loma, cuando todo el horizonte te golpea observando cómo una mancha campesina impregna cada vez más lugares del planeta recordándonos otra forma de entender la relación con la naturaleza.

Cuidar la Tierra para asegurar la Vida, el secreto que nunca debimos olvidar.

El autor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s